Alsacia

Dia 1: Barcelona- Basilea- Estrasburgo

By on 26 noviembre, 2017

El día empezó muy temprano, salimos al aeropuerto del Prat con ilusión y nervios a partes iguales. Después de embarcar, ya estábamos sentados y con ganas de despegar rumbo a nuestro nuevo destino.

Después de 1 hora y 55 minutos aterrizábamos en el aeropuerto de Basel (Basilea) con la compañía EasyJet, nuestra primera vez con ellos y la verdad es que una experiencia genial. Una vez en la terminal de Basilea, existen dos opciones, salir por la zona Suiza o bien por la zona Francesa, es un dato muy curioso, nunca habíamos estado en medio de la nada, jajaja.

Como os dijimos en el post de consejos prácticos para viajar a Alsacia, sale más económico alquilar el coche en la zona Francesa, nosotros lo alquilamos con la compañía Rentalcars y nos tocó un Opel Corsa súper nuevo.

 

Después de 1:30h aprox de camino, por carreteras en muy buen estado, entramos a Estrasburgo, con un frio terrible. Llegamos antes de la hora del check-in y mientras hacíamos tiempo, nos fuimos al centro de Estrasburgo, con toda nuestra ansia de conocer.

La chica de recepción del CityRésidence nos asustó un poco, diciéndonos que había bastante rato caminando hasta el centro, pero no nos importó, así podríamos entrar en calor. La realidad fue que a los 10 minutos, giramos la avenida y nos encontramos con esta MARAVILLA

Un abeto gigante adornaba la gran plaza y así, Estrasburgo nos empezó a despertar el espíritu navideño.

Íbamos paseando por sus calles sin rumbo y sin mapa, dejándonos llevar y disfrutando del olor a vino caliente, de las castañas recién hechas y para que engañaros con un frio bastante importante. Cuando nos dimos cuenta nuestros ojos se toparon con la Catedral de Notre-Dame de Estrasburgo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1988.

                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro de ella, está el reloj astronómico de Estrasburgo, donde a las 12h de cada día, desfilan los 12 Apóstoles ante Cristo y un gallo les bendice. Aparte de ver esta curiosa “procesión”, también se puede observar la hora oficial, el tiempo promedio, el día, el mes, el año, el signo del Zodiaco y las fases de la luna e incluso las posiciones de planetas hasta Saturno.

Lo mejor de todo esto, es que podéis ver tanto la Catedral como el reloj astronómico totalmente gratis. Después de haber disfrutado de la “procesión” en el reloj, es turno de recorrer la Catedral, de estilo gótico y perderse por sus rincones.

A nosotros nos enamoró la entrada de la Catedral, era como una estampa de película navideña, la Catedral rodeada de puestecitos navideños, con villancicos y todas las fachadas de las casas súper decoradas. Es escuchar un villancico y acordarnos de ese preciso momento.

Llegó la hora del check-in y por fin teníamos habitación/apartamento. El CityRésidence nos encantó, tiene una mini-zona para poder cocinar, con nevera y demás, así que nosotros aprovechamos para cenar allí, porque a partir de las 20.00/21.00h se hace algo difícil aguantar en la calle con tanto frio.

                            

Una vez instalados 100% y siendo la hora de comer, volvimos a ir al centro de Estrasburgo y buscamos para sorpresa de muchos que nos leéis… un MCDONAL’S! Por lo menos una de todas las comidas que hacemos en cada sitio al que vamos (si está, claro) es en MCDONAL’S, al principio lo hacíamos porque Irene es más delicada para comer y un día se daba el capricho, pero ahora, es para saber que tienen en cada uno de los que visitamos. Podemos decir, que es casi una costumbre.

Y cuando salimos de comer, la ciudad ya parecía otra, había empezado a anochecer y las luces empezaban a brillar por todas las calles. Así que volvimos a recorrer de nuevo todas y cada una de las callecitas que tiene Estrasburgo.

        

La verdad es que la ciudad parece otra, se respira aún más el ambiente navideño cuando las luces se encienden, los niños corretean cerca de los puestos y los villancicos no dejan de sonar.

  

No reparan en luces y mucho menos en decoración navideña, de hecho, hay tiendas especializadas en adornos navideños, para que os hagáis una idea del número de turistas que pasa por Alsacia.

                                                                                                               

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y cuando ya íbamos de camino hacia el apartamento, nos encontramos a una persona muy querida por los niños (y no tan niños) y dejó que Irene se hiciera una foto con él… Pero como no vamos a quererle los que ya no somos niños?

 

 

Y después de esta visita tan mágica, llegó la hora de volver al apartamento para cenar y descansar que Alsacia tiene mucho por ver y se necesita estar al 100%.

 

Booking.com

 

 

 

TAG
RELATED POSTS

COMENTARIOS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies