Budapest

Budapest en 48 horas. Que ver? Que hacer?

By on 4 enero, 2018

Después de 2.40h volando con WIZZ (por cierto genial todo!) aterrizamos a Budapest a las 12h del mediodía.

Salimos del avión y lo primero que hicimos fue sacar dinero en un ATM y comprar los billetes de autobús + metro en el mismo aeropuerto. Para saber cómo llegar al centro desde el aeropuerto mirar el post anterior de consejos prácticos para viajar a Budapest.

En poco menos de 1:30h estábamos en nuestro apartamento dejando las cosas y preparando la mochila para salir a descubrir Budapest y sobretodo nuestra gran ilusión ir al balneario.

Habíamos quedado con Juanvi y Sandra de El Blog de Raga, así que fuimos hasta la zona del balneario para comer antes de entrar.

El restaurante se llamaba Nyereg y comimos un menú de dos platos por 10 euros por persona y con postre 15 euros por persona.

Toda la información de cómo llegar al balneario y de este restaurante la encontrareis en el post anterior de consejos prácticos para viajar a Budapest.

Ya con el estómago contento, decidimos poner rumbo al balneario. Estábamos emocionados, eso de pensar en ponernos en bañador y salir a la calle con las temperaturas que hacían nos parecía impensable.

El balneario nos costó 4.900 HUF por persona con la taquilla incluida. Se pueden alquilar allí mismo, las toallas, bañadores y zapatillas. Nosotros lo llevábamos de casa. Y después de cambiarnos y esperar a que Juanvi fuera a por sus toallas al inframundo, nos adentramos en las piscinas del balneario.

Nos enamoramos del balneario, es un espacio súper amplio con mucha variedad de piscinas y con variedad de temperaturas. Notareis que el olor de las piscinas es un poco fuerte, a azufre, nuestros amigos Juanvi y Sandra les recordaba a Islandia. Pero sin duda, la mejor piscina que tienen, es la exterior. Hay 2 piscinas una a 48º y otra a temperatura normal. Es bastante curioso estar a -5º y estar en la piscina metido.

              

Así que para nosotros, es un imprescindible de Budapest y os lo recomendamos al 100%.

 

Después de pasar la tarde en el balneario relajándonos y viendo la vida pasar, pusimos rumbo al centro de Budapest (parada de metro:  Deák Ferenc tér) caminamos hasta la plaza donde está la Basílica de San Esteban y cenamos en un mercadillo navideño.

Javi tenía hambre de algo contundente y se cogió un plato con cerdo y patatas gajo, al final, lo dejé sin patatas, porque estaban buenísimas.

Y a mí, se me encaprichó un Trdelnik, y en que es masa bien anti-healty en forma de cono y en este puesto, estaba la especialidad de chocolate, que era una bomba calórica en toda regla. Eso sí, estaba para chuparse los dedos.

Después de estar tranquilos sentados en unas mesas que hay en frente de la Basilica y ver el espectáculo de luces proyectado en la fachada de la Basilica, tocaba poner rumbo al apartamento.

A la mañana siguiente, el despertador sonaba muy temprano, hoy, teníamos cita con White Umbrella, para hacer un Free Tour por la ciudad. Habíamos quedado a las 10 en el Parlamento. Así que pusimos rumbo de nuevo hacía Deák Ferenc tér y fuimos a desayunar a un bar que está en frente de la Basilica de San esteban, no la recomendamos, porque nos pareció carísima. Y después de tener fuerzas para hacer el tour, nos plantamos caminando allí.

Fue un tour muy chulo, Antonio nuestro guía, había estudiado historia del arte, así que sabía muchísimo y nos explicó muchísimas cosas.

El Parlamento

Es un tour gratuito y a pie, por la ciudad, se van haciendo paradas en varios puntos y te explica la escalofriante y triste historia de los Húngaros. Y cuando termina el tour tú decides que pagar, nadie está obligado a pagar, así que lo que des, será bien recibido. Y si no te ha gustado el tour, pues estas en todo tu derecho de no pagar, nadie te va a pedir nada.

         

 

Polemico Monumento Sobre la invasión Nazi en Hungria

El Free Tour como ya os hemos dicho, empieza en el Parlamento y acaba en la Gran Sinagoga. Y en ese momento, tenéis la oportunidad de reservar más tours con ellos. Nosotros justo, después de acabar el Free Tour, reservamos el tour del Castillo de Buda y no pudo ser más acertada la decisión.

La Gran Sinagoga

Siguiendo la recomendación de Juanvi y Sandra, fuimos a comer a Drum Café y después de comer, nos dimos cuenta porque Juanvi nos dijo 1000 veces que fuéramos. Servicio de 10, comida de 10 y precios inmejorables.

Javi se pidió un Goulash que estaba impresionante y de segundo, no recuerdo lo que se pidió pero el menú era el Húngaro Premium. Yo comí un pollo a la milanesa con patatas fritas y de postre Milotai Honey Brittle Torte, es una tarta húngara que ganó un premio en 2013. Es de nueces y miel, esta brutal.

La comida nos costó 4400HUF (16.30Euros) los dos y os aseguro que podíamos salir rodando de todo lo que comimos. Así que recomendadisimo, en el post anterior tenéis toda la información de cómo llegar.

Y a las 15h como un reloj Suizo, estábamos en la Gran Sinagoga para hacer nuestro último tour en Budapest.

El Castillo de Buda

Esta visita se puede hacer también por libre, cogéis el metro línea 2 y os bajáis en: Széll Kálman tér y subís caminando unos 5 minutos y entrareis por la puerta de Viena .

Plaza Széll Kálman tér

El tour guiado, cuesta 12 Euros por persona y entra el billete de metro, durante las 3h que dura la visita disfrutas de sitios tan bonitos como el Bastión de los Pescadores, la puerta de Viena, la Iglesia de Matías y si te entra ganas de tomarte algo, puedes hacerlo en la mismísima pastelería donde lo hacía Sisi Emperatriz.

Vistas desde la Puerta de Viena

Centro neuralgico de los Húngaros

Castillo de Buda

Bastión de los Pescadores

Pero lo mejor de todo, son las vistas desde el castillo de Buda, se puede contemplar todo Budapest iluminado. A nosotros nos mereció muchísimo la pena, porque nos enseñó cosas que probablemente sin un guía, no habríamos descubierto.

Después de la visita, nos quedamos haciéndonos unas fotos, ya que no había casi nadie por las calles y bajamos tranquilamente caminando para cruzar por el famoso Puente de las Cadenas.

 

Iglesia de San Matías

Era la hora de cenar, así que buscamos algo para cenar, hacía bastante frio y nos apetecía estar en un sitio calientes, volvimos a elegir Drum Café. En esta ocasión, Javi comió pollo al estilo Budapest y yo Langosh de bacon y queso con otro postre típico húngaro y nos salió la cena por 3830 HUF (14.20Euros) los dos.

Pollo al estilo Budapest

Langosh

Solo nos quedaba algo que nos moríamos de ganas por visitar y eran los famosos bares de ruina. Son grandes naves, antiguamente abandonadas en el barrio judío, que antes nadie quería pisar, las remodelaron con grafitis y otras cosas curiosas, que no pasan desapercibidas. Hay algunos que son solo para tomarte algo y otros también tienen hamburguesas y perritos calientes.

Hay muchos bares de este tipo por el barrio judío, pero uno de los más famosos y el que nosotros visitamos fue el Szimpla.

 

Para llegar es muy sencillo, si os bajáis en Deak Ferenc tér caminando no tenéis mas de 10 minutos. Justo al lado de este curioso bar, hay un Street food, de comida callejera, nosotros de haberlo sabido hubiéramos cenado allí.

Estas naves, son inmensas, y flipareis con la decoración, nosotros estábamos ya bastante cansados y solo dimos unas vuelta por la nave, vimos los diferentes sitios que había y las decoraciones y volvimos tras nuestros pasos para ir camino al apartamento. No se paga entrada y no hay consumición obligatoria, así que esta genial para visitarlo.

               

Nos despertamos pronto, apenas habíamos dormido, pero eran nuestras últimas horas en Budapest, así que, pronto estábamos en la calle.

Nos volvimos a recorrer el centro de Budapest a pie, parándonos haciéndonos fotos y demás. Y dimos un paseo por la orilla del Danubio, para contemplar la belleza de Budapest.

A unos 5 metros del Parlamento, nos topamos con el Memorial de los Zapatos, al verlo, se nos erizo la piel, Budapest, sin duda, nos ha hecho sentirnos en ocasiones uno más de ellos y su historia nos ha calado muy hondo. Es un sitio muy bonito, pero a la vez, muy triste, ver todos esos zapatos, de niños incluidos, demuestra el poco corazón que a veces tiene el ser humano.

     

Después de este momento y de reflexionar mientras llegábamos, volvimos a cruzar el Puente de las Cadenas, pero esta vez, de día.

                

Danubio

Pasados unos 30 minutos, de estar haciendo fotos, videos y demás, nos damos cuenta que es hora de volver al apartamento a coger nuestras maletas para llegar a la estación de Keleti, para dentro de unas horas estar en nuestro siguiente destino.

Para llegar a la estación de tren de Keleti, hay que llegar en metro línea 2 a la parada: Keleti Pályaudvar.

Y a las 14h salía nuestro tren destino….

¿Cuál creéis que es nuestro próximo destino? 🙂

 

Budapest, nos ha dejado completamente enamorados, sus calles, su gente, su gastronomía, su historia… Jamás pensaríamos que nos gustaría tantísimo. Así que os la recomendamos al 100% y si queréis preguntadnos cualquier cosa, ya sabéis, que podéis preguntadnos lo que queráis!

 

Muchas gracias por leernos.

Y a viajar!

 

 

 

Booking.com

 

http://

TAG
RELATED POSTS

COMENTARIOS