Asia Filipinas

Bohol al completo, descubre toda su naturaleza y fauna.

By on 19 septiembre, 2018

Porque en Bohol, no solo es playa, hoy os contamos que ver y que hacer en Bohol

Una mañana más sonaba el despertador en Bohol y en un abrir y cerrar de ojos, estábamos desayunando, hoy nos tocaba día intenso, habíamos pensado, el alquilar una moto y ver Bohol, por nuestra cuenta, pero como días antes habíamos estado pachuchos, no queríamos arriesgarnos.

Volvimos a contratar un tour con Iñigo de www.patanegradiving.com, por Bohol y alrededores, hoy el día era intenso y estábamos ilusionados por que empezara cuanto antes.

Hoy terminaban nuestros días en Bohol y por la noche poníamos rumbo hacia Cebú para seguir nuestro camino hasta Malapascua.

A eso de las 8h de la mañana estábamos montados en el coche, camino a recorrer Bohol y por fin, conoceríamos un poco más de la cultura Filipina y sus locales.

Nuestra primera parada, fue en el mercado central de Bohol, dicen que en los mercados en donde realmente conoces la cultura local y que razón tienen.

Mercado local.

En uno de los puestos, desayunamos (otra vez), arroz, chorizo dulce y alguna cosa más. Después de tener el estómago lleno, nos dirigimos a nuestra primera parada.

Desayunando en el mercado de Bohol.

 

 

 

 

 

 

 

 

Íbamos a conocer a los famosos Tarsiers, que son unos diminutos primates que habitan en algunas islas de Filipinas, Indonesia y Malasia y están en peligro de extinción. Son animales tímidos y solitarios, y los flash de las cámaras y/o el contacto con humanos, pueden provocarle tanto estrés que pueden acabar suicidándose.

Tasiers

En Filipinas, hay dos sitios para ver a los Taisers, nosotros los vimos en el Philippines Sanctuary, que por lo que nos informó nuestra guía, es el único centro oficial de Tarsiers en Filipinas.

Nos advirtió antes de llegar que igual no los veíamos porque están en libertad y claro, nosotros nos imaginamos por un momento estar en el monte e ir en su búsqueda y eso nos creó aún más nerviosismo.

Al llegar y queremos ser sinceros, no fue para nada así. Una vez allí pagamos la entrada ,una tasa y una pequeña propina de la guía, nos entró por unas verjas claramente señalizadas y cerradas y empezó a meternos por el “bosque”, sabía en todo momento donde se encontraba cada pequeño Tarsier.

Nosotros, nos mirábamos extrañados, si estaban en libertad, como era posible que esa chica, supiera donde se encontraban en cada momento? Por un momento, nos sentimos un poco engañados, daba la sensación, que detrás de todo esto, había algo de ganancia. Le preguntamos varias veces como que ella sabía dónde estaban pero no accedió a explicarnos nada.

Vista de Tasiers en la Reserva Filipinas

A pesar de esto, nos parecieron los animales más bonitos del mundo! Son preciosos y su forma de mirar con esos ojos tan grandotes se te quedan grabados en la memoria siempre.

Recordad, si visitáis a los pequeños Tarsiers, id en silencio y no utilizar el flash de la cámara y sobretodo y creemos que es obvio, ni los toquéis ni los cojáis, por muchas ganas que os entren.

Nos montamos de nuevo en el coche y nuestra siguiente parada no se hizo esperar, nos encontramos de lleno en Man Made Forest. Parecía que estábamos en otro país completamente diferente, estuvimos un rato con la boca abierta mirando hacia arriba y no se veía el final de los árboles.

Man Made Forest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El estómago empezaba a rugir y paramos en otro mercado local, cuando íbamos de camino hacia las Chocolate Hills.

En este mercado, comimos los mejores gofres del mundo!!!! Eso si, cargaditos de azúcar, todo hay que decirlo, también compramos unos plátanos fritos, pero lo que más nos gustó fueron los gofres.

Habíamos visto infinidad de veces fotos de las Chocolate Hills y no nos hacíamos ni una pequeña idea, de lo que iba a ser verlas en directo. Tenemos que deciros, que nosotros no las vimos de color marrón, ya que fuimos en temporada de lluvia y obviamente estaban muy verdes, pero las vistas que se obtienen desde arriba del todo, son brutales.

Sabíamos que había una de las montañas con fácil acceso y era el ViewPoint, pero nuestra guía, nos tenía una pequeña sorpresa preparada, que se lo agradeceremos enormemente.

Chocolate Hills

Bajamos del coche, con una calor espantosa, lo recordamos como si fuera ayer mismo, y nos fuimos a mano derecha por un camino que se metía como al bosque, después de cruzar un pequeño rio, llegamos a la casa de unos locales y nos recibieron al ritmo de “Despacito” era la primera (pero no la última) que lo escuchábamos y nos quedamos alucinados. Entramos por la casa, previamente saludando a toda la familia y seguimos nuestro camino. En poco más de 30/40 minutos estábamos en lo alto de la colina, el camino fue fácil a pesar de ser una cuesta laaaaarga y llena de maleza, pudimos llegar a la cima de una Chocolate Hills y tenerla para nosotros solos.

Camino de una Chocolate Hills no turistica

La verdad, es que si verlas de color verde es impactante, verlas de color marrón tiene que ser un puntazo.

Vista de Chocolate Hills

 

Después de bajar pusimos rumbo a casa de unos locales que nos invitaron a comer comida típica filipina rodeados de verde y arrozales.

Arrozales

Después de haber reposado la comida y haber descansado un poco, volvimos al coche y fuimos a unas cascadas que había a medio camino, pasamos media tarde allí, nadando, saltando y disfrutando como enanos, conocimos a dos niños allí y estuvimos jugando con ellos.

 

 

El tiempo parecía que se iba estropeando y decidimos seguir nuestro camino, aunque nos hubiéramos quedado toda la tarde en el agua disfrutando y relajándonos.

Nuestra siguiente parada era un puente colgante de bambú.

Al llegar y eso que nosotros no sufrimos de vértigo, nos dio algo de impresión, tampoco tiene nada fuera de lo normal, es un puente colgante típico de los que años atrás se usaban para cruzar el rio Loboc, este puente solo se cruza de un lado a otro y cuesta 20 pesos filipinos, te haces una foto en mitad del puente y a seguir. Realmente y siendo sinceros, está es una de las cosas que podríamos haber omitido.

Puente colgante Bambu

Y para finaliza el día, nos tocaba algo que nos parecía muy curioso, pasear por el rio Loboc con una canoa mientras ves las luciérnagas, nos parecía un plan muy guay, pero al llegar al rio Loboc, empezó a llover a mares y lo que parecía que pararía en 10 minutos se dilató en el tiempo y no pudimos disfrutar de esa actividad, así que tenemos una excusa para volver a Filipinas.

Y cuando nos dimos cuenta, se nos esfumó el tiempo en Bohol, así que nos encontrábamos camino al puerto, a coger nuestro ferry para llegar a nuestro siguiente destino, MALAPASCUA.

Quieres saber cómo llegar de Bohol a Malapascua sin coger aviones y de forma lowcost? Pincha en este enlace y te explicamos como lo hicimos nosotros!

Como podéis ver en este viaje, no han faltado los traslados, tanto por mar, tierra y aire, así que lo más importante en este viaje (y en todos, en nuestra opinión) es contratar un buen seguro de viaje, os recomendamos el seguro en el que nosotros confiamos cada vez que nos vamos de viaje, IATI SEGUROS y por ser lector nuestro os regalamos un 5% de descuento en cualquier seguro.

Porque para volver a viajar, se necesita llegar sano y salvo a casa!!!

 

TAG
RELATED POSTS

COMENTARIOS